Inici SANT VICENT DEL RASPEIG El Gobierno municipal cumple su compromiso con la ciudad y compra cinco...

El Gobierno municipal cumple su compromiso con la ciudad y compra cinco viviendas para uso social

24

Ha invertido casi medio millón de euros para satisfacer situaciones de urgencia habitacional de personas y familias especialmente vulnerables.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de San Vicente ha aprobado hoy la adquisición pública de cinco viviendas, por importe total de 410.296 euros, para uso social. El Equipo de Gobierno cumple así con el compromiso que adquirió con la ciudadanía a través de los presupuestos participativos y cristaliza su política de disponer de un parque público de viviendas para satisfacer situaciones de urgencia habitacional de personas y familias especialmente vulnerables.


No ha sido un proceso fácil. El trámite administrativo era inédito, pues nunca antes el Ayuntamiento se había propuesto adquirir viviendas para casos de emergencia social. Y ha ido probando distintas fórmulas para lograr su objetivo, hasta dar con la tecla y llegar a la Junta celebrada hoy, donde se ha formalizado la adquisición de cinco casas. A éstas hay que sumar la vivienda que por 76.000 euros pudo adquirir el Consistorio en el anterior proceso de compra-venta. La inversión total, por tanto, roza el medio millón de euros.

Una vez formalizados los trámites notariales y registrales, las casas quedarán a disposición de los servicios sociales municipales. Se trata de viviendas dignas, asequibles y accesibles para satisfacer situaciones de urgencia habitacional. Dos de ellas se encuentran en la calle Lillo Cánovas, una en Bailén, otra en Calderón de la Barca y la quinta en la calle Monforte.

“Hacemos políticas para las personas, atendiendo a la demanda de la ciudadanía. Escuchamos a los vecinos y vecinas y cumplimos nuestros compromisos, ha declarado el alcalde, Jesús Villar. “Hemos demostrado que otra forma de hacer política es posible y, por primera vez, nuestro municipio tiene un parque de viviendas para dar respuesta a las situaciones de urgencia habitacional de los sanvicenteros y sanvicenteras”, ha agregado el primer edil.

Mariló Jordá, concejala de Urbanismo, ha resaltado que hoy es un día importante para la ciudad. “Los precios del alquiler en el municipio son elevados debido a nuestra condición de ciudad universitaria. Existe una gran demanda de viviendas por parte de los estudiantes y algunas familias no pueden hacer frente a esa presión de precios que dicta el mercado. Disponer de seis viviendas para familias que no pueden hacer frente a los precios actuales no es una solución definitiva, pero sí un primer paso. Un avance significativo e imparable que debe completar un parque de vivienda pública acorde a las necesidades reales de San Vicente”. Jordá ha subrayado el “excelente” trabajo de los técnicos municipales que culmina hoy con el acuerdo de la Junta de Gobierno Local.

Para la regidora de Bienestar Social, Begoña Monllor, “hoy es uno de esos días en los que con más intensidad sientes que el esfuerzo, la constancia y la dedicación son la única manera de lograr los objetivos. Hemos vencido a muchas adversidades y ahora ponemos en marcha un gran proyecto social para San Vicente, una iniciativa que ni mucho menos se detiene aquí. El paso más complicado está dado”. Para la edil, es “un orgullo contribuir a que familias que de verdad lo necesitan vayan a poder disponer de una vivienda digna, y es una responsabilidad seguir dejándonos la piel para aumentar el parque de viviendas sociales de nuestra ciudad”. Monllor ha agradecido a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) “todo el esfuerzo que han realizado desde el inicio del proceso”.

De acuerdo al informe del  Servicio técnico de Arquitectura, que incorpora el correspondiente estudio de mercado, con la valoración y tasación de las viviendas que reunían las características requeridas para su finalidad social, el precio de compra de las viviendas ha sido el siguiente: la vivienda de la calle Bailén (antigüedad 2011), 94.271,90 euros; vivienda de Calderón de la Barca (1973), 41.855,93 euros; una de las casas de Lillo Juan (2002), 86.982,73 euros; la otra vivienda en esta calle (2005), 89.279,23 euros y el último piso en la calle Monforte (2007), 97.839,42 euros. En total, 410.296 euros

Antecedentes.

Los presupuestos municipales destinaron una aplicación por importe de 600.000 euros para la adquisición de viviendas de uso social. Se intentó realizar la compra mediante un procedimiento abierto que resultó fallido, en la medida que no pudo llevarse a cabo el objetivo propuesto, al adquirir únicamente una vivienda, quedando pendiente de ejecución más del 87 por ciento del presupuesto previsto.


Ante esta situación, el  Pleno, en sesión de 25 de Abril de 2018, acordó que se concluyera con la máxima celeridad el procedimiento abierto “con el fin de que se pueda iniciar de manera urgente los trámites necesarios para proceder a la compra directa de viviendas por parte del Ayuntamiento”.

Article anteriorEU Raspeig elige a Alberto Beviá para encabezar su lista a las próximas elecciones municipales
Article següentSí Se Puede y Podemos San Vicente, se sienten satisfechos ya que la solución para comprar viviendas que aportaron en la moción presentada al pleno de abril ,ha sido la adecuada para desatascar la compra de las viviendas sociales